Fertilidad

Fertilidad

En FIV Marbella realizamos estudios de fertilidad a las parejas que persiguen su sueño de ser padres y que piensan que pueden tener problemas reproductivos.

Estudio Básico

Entendemos como estudio básico el que se realiza a una pareja en el que, después de realizar una historia clínica minuciosa, no presenten antecedentes previos que nos hagan sospechar de un factor de riesgo determinado que pueda ser causante de la esterilidad, es decir, en parejas aparentemente sanas.

En la mujer, el estudio incluye una valoración ecográfica al inicio de un ciclo menstrual para valorar la cantidad de folículos que hay en ambos ovarios y la morfología del útero para descartar patologías como miomas o pólipos. En algunos casos, la ecografía debe complementarse con una histeroscopia diagnóstica. Se trata de una prueba que se realiza en la propia consulta y que nos permite valorar la cavidad interna del útero (endometrio) y tomar muestras biológicas para descartar infecciones crónicas que puedan impedir la implantación del embrión. También se solicita una analítica de sangre básica para evaluar la función ovárica.

En la pareja masculina, el estudio incluye un seminograma para valorar la movilidad, la morfología y el número de espermatozoides. Esta prueba necesita que el varón mantenga entre tres y cinco días de abstinencia sexual y que recoja la muestra mediante masturbación en las condiciones de esterilidad que se le indican.

Estudios de fertilidad


Estudio ginecológico+

Evaluación de la reserva ovárica

El término “reserva ovárica” describe el potencial funcional del ovario, es decir, la capacidad que tiene el ovario de producir óvulos con la calidad suficiente para poder conseguir un embarazo evolutivo.

Dentro de las pruebas a las que debe someterse una paciente antes de realizar un tratamiento de reproducción asistida, la evaluación de la reserva ovárica (RO) es sin duda una de las más eficaces.

Es importante saber que la evaluación de la RO no es un test para saber si la paciente ovula o no, sino que lo que hará es aportarnos datos muy fiables sobre la “calidad” de los óvulos que se producen, y esto nos permitirá orientar a la paciente sobre qué tratamiento es el más adecuado en su caso para poder conseguir un embarazo con éxito.

Uno de los parámetros más importantes en la valoración de la RO es la edad, ya que existe una relación inversamente proporcional entre la edad de la paciente y el número y calidad de sus óvulos. Es por este motivo que la mayoría de especialistas en reproducción asistida consideran imprescindible realizar esta prueba de forma sistemática a pacientes estériles mayores de 35 años.

Existen varios parámetros clínicos, ecográficos y analíticos para valorar la RO. 

Estudio andrológico+

El factor masculino

El hecho de tener un seminograma normal en cuanto a cantidad, morfología y movilidad no garantiza que el semen sea fértil.

Hay casos en que la “carga genética” (ADN) del espermatozoide está alterada, lo que produce fallos en la fecundación o embriones no viables. Es lo que se conoce como fragmentación del ADN del espermatozoide y que, según el porcentaje de fragmentación del semen, dará lugar a un peor pronóstico en cuanto a la fertilidad del varón.

El estudio de fragmentación se realiza en el laboratorio de andrología sobre las muestras de semen aplicando una técnica específica conocida como test de TUNEL.

Los casos en los que se diagnostica esta alteración pueden tratarse mediante la toma por parte del paciente de fármacos antioxidantes. En los pacientes que no experimenten mejoría con este tratamiento es recomendable, para tratamientos de FIV, obtener los espermatozoides directamente del testículo a través de una punción-aspiración, ya que un porcentaje elevado de la fragmentación se produce durante el eyaculado.

El espermatozoide, al igual que el óvulo, aporta al embrión la mitad de los 46 cromosomas que contienen toda la carga genética del individuo.

El proceso celular en el que se determina esta carga genética en el espermatozoide se denomina meiosis. Se cree que las alteraciones en la meiosis están presentes ya en el momento del nacimiento por lo que no existe ningún tratamiento para poder corregirlas.

El diagnóstico de las anomalías en la meiosis se realiza mediante una mínima biopsia testicular, que se suele realizar de forma ambulatoria y con anestesia local.

Estudio psicológico+

Estudio psicológico

Ansiosos, frustrados o especialmente expectantes. Estos adjetivos podría reflejar cómo se encuentran la mayoría de parejas que acuden a una clínica de reproducción asistida. La dificultad a la hora de concebir un hijo es una situación inesperada que puede conllevar multitud de reacciones, cada una de las cuales supondrá unas necesidades diferentes. Es por ello que, desde un primer momento, resulta fundamental una evaluación psicológica que nos permita ser conscientes de la situación emocional de la que partimos, las implicaciones que puede suponer la asimilación del problema, el tratamiento en sí o incluso los resultados.

A través de diferentes técnicas de evaluación, podemos obtener una visión clara tanto del estado emocional inicial como de los recursos personales y sociales de ambos miembros de la pareja, aspectos que resultarán primordiales en la programación de la intervención y/o apoyo psicológico apropiados para cada caso.

Igualmente, se trata de una primera toma de contacto donde crear un ambiente de aceptación, seguridad y confianza, pues un punto muy importante del tratamiento consiste en poder contar con un espacio donde poder expresar emociones, inquietudes, desarrollar estrategias de afrontamiento y resolver todo tipo de dudas. Es decir, contar con un apoyo y asesoramiento constante a lo largo de todo el proceso.

Formulario de contacto







Mensaje *

He leído y acepto la política de privacidad.
.