La Costa del Sol, un destino consolidado para pacientes extranjeros con problemas de fertilidad

La Costa del Sol, un destino consolidado para pacientes extranjeros con problemas de fertilidad

La provincia de Málaga se consolida como uno de los destinos más importantes en el mal llamado “turismo reproductivo”, ya que lo que atrae a nuestras latitudes a cada vez más parejas con problemas de infertilidad no son los museos o la oferta de sol y playa, sino la calidad asistencial de los profesionales médicos del sector de la reproducción asistida, así como un marco legal avanzado y moderno. En FIV Marbella existe un departamento exclusivo para ellos, el Departamento Internacional, que atiende a pacientes tanto procedentes de países ‘vecinos’ como Italia o Reino Unido hasta otros de latitudes tan remotas como como Australia o Sudáfrica.

La edad a la que las mujeres quieren tener su primer hijo cada vez es más tardía. Esta tendencia sociológica, en la que España es segunda en Europa detrás de Italia, es una constante en gran parte del mundo. Este es el motivo principal del auge de las técnicas de reproducción asistida, que año tras año ven cómo sus cifras aumentan. De acuerdo con el Registro de Actividad 2015 de la Sociedad Española de Fertilidad (el último publicado hasta la fecha), en ese año se realizaron más de 12.000 tratamientos de fecundación in vitro a pacientes extranjeros en nuestro país. El 53% de estos ciclos eran con ovocitos de donante, que es con diferencia la técnica más demandada por estos pacientes.

El trato asistencial y la profesionalidad, lo que más valoran los pacientes extranjeros

Los motivos más citados por los pacientes internacionales para acudir a nuestro país tiene que ver con la legalidad española relativa a la reproducción asistida, más avanzada y flexible que las de sus países de origen. Por ejemplo, en lugares como Francia o Reino Unido los donantes de gametos no son anónimos, mientras que en otros, como en el caso de los países árabes, los tratamientos con donación de ovocitos están directamente prohibidos. Otro factor que valoran muy positivamente es el de la calidad asistencial, que les lleva a intentar en España tratamientos con los que en su país de origen no han obtenido resultados. Estos dos motivos, unidos al precio mucho más asequible de estas técnicas y a la gran variedad de elección de clínicas, explican el auge de pacientes extranjeros en este tipo de tratamientos.

La estancia de estos pacientes en la Costa del Sol ronda los 5 días, dependiendo de la técnica que haya que aplicar y de los planes de ocio con los que acudan. Una vez finalizado el tratamiento, los pacientes realizan el seguimiento del embarazo ya en su país de origen, ya que se desarrolla como uno natural.

La valiosa labor del Departamento Internacional

El Departamento Internacional de FIV Marbella es, en muchas ocasiones, quien organiza el viaje a los pacientes que vienen a la Costa del Sol en busca de su sueño de ser padres. Formado por personal británico, italiano y marroquí, los pacientes siempre pueden contar con ellos para que les trasladen las explicaciones en su propio idioma y les acompañan durante todo el proceso: visitas ginecológicas, consultas con el equipo médico por Skype previas al viaje, pruebas y exámenes… Hasta el momento de la transferencia de los embriones en el quirófano. Su contacto empieza incluso antes de su visita a la clínica: reservas de hotel, recomendaciones de ocio y restauración, visitas turísticas… Todo para que su estancia durante el tratamiento sea lo más placentera posible.

FIV Marbella ha recibido tanto a pacientes procedentes de lugares tan remotos como Australia, Canadá, Estados Unidos, Gabón o Sudáfrica como a otros de países más cercanos, como Italia, Francia, Reino Unido, Marruecos, Suiza o Alemania. Muchos de ellos vuelven a casa con el mejor de los souvenirs posibles: un embarazo largamente deseado. 

www.fivmarbella.com

.